Cómo afrontar las comidas Navideñas, sin morir en el intento

El mes de diciembre viene cargado de emociones, reencuentros familiares, amigos, comidas/cenas de empresa y mucha COMIDA. Aquí os dejamos unos consejos para que no se os vaya de las manos:

1)      Come, pero con control. Intenta que la mayoría  de cosas comida en tu plato sean fuentes de proteína magra (pavo, pescado, ternera magra, etc.), verdura (AMAGP, as much green as posible) e hidratos sanos (boniato, patata hervida, arroz). Podemos añadir algún dulce que nos guste, pero controlando la cantidad, para no acabar dándonos un atracón.

calorias-comida-nochebuena-navidad-644x362

2)      Limita la cantidad de bebidas alcohólicas y azucaradas que consumes.  Sabemos que es difícil, pero si estás trabajando para conseguir algún objetivo, merecerá la pena. Puedes tomar agua con gas y limón, puedes tomarte un vaso de vino o una cerveza (una, no un litro), saboréalo y disfrútalo. Aunque no sean la mejor opción, también puedes tomar refresco sin azúcar.

3)      Bebe mucha aguaTe mantendrá saciado y ayudara a diluir el sodio de muchas de las comidas que se consumen durante las Fiestas.

4)      Recuerda porque estás ahí. Has ido para pasarlo bien y disfrutar de la compañía. Nada de lo anterior requiere beber de más ni comer de más. Come despacio, disfruta de cada bocado, de cada sorbo. Disfruta de la compañía, ponte al día con los amigos, etc.

5)      Toma postre. Solo si es 100% necesario y merece la pena (véase tarta de la abuela, etc.) Otra idea sería hacerte una ensalada de fruta de postre, que nunca es mala opción.

una-comida-tipica-de-navidad-en-nueva-york-es-la-galleta-de-jengibre

6)      Toma algo de proteínas. Antes de una comida en la que sabes que corres el riesgo de comer mucho, puedes tomar algo de proteína (puede ser un batido, puede ser jamón o lomo). Llegarás a la hora de comer saciado y habrá menos posibilidades de que te pases comiendo.

7)      Deja de comer antes de que estés lleno. Revisa el punto 4. Come despacio, disfruta de la comida. Haciendo esto permitirás que a tu cerebro le de tiempo de darse cuenta de lo que pasa en el estomago y evites pasarte.

8)      No compres dulces navideños para casa. Si los tienes a mano, ¡sabes que acabarás comiendo! Si los tienes (por cestas y regalos) y estás muy tentado… cómelo justo antes o después de entrenar o resérvalos para tu día de cheat meal!

depositphotos_58531391-stock-photo-turron-polvorones-and-mantecados-typical

Lo más importante de todo es recordad que la Navidad no dura todo el mes de Diciembre. Puedes seguir entrenando y comiendo con absoluta normalidad. La comida/cena de empresa, cena de Nochebuena, la comida de Navidad, cena de Nochevieja, etc. Si sueles hacer 5 comidas al día, son 35 comidas en una semana, que son 140 comidas al mes. Nadie gana 6kg de peso si hace mal 5 comidas de 140 en un mes.  Si te sueles permitir un cheat meal a la semana, haz que coincida con una de estas comidas. Hacer 2 cheats a la semana, tampoco te van a matar.

Lo fundamental es el AUTOCONTROL
Ten claras tus prioridades y DISFRUTA!

3,2,1…GO!

Deporte y suelo pélvico

Cada vez la gente cuida más su cuerpo y hay una tendencia a estar más en forma. El ejercicio se está convirtiendo en parte de la vida de mucha gente. Algunos optan por el fitness y otro más por el running. Elijas la opción que elijas, hay una musculatura que tienes que trabajar: el suelo pélvico

Estar en forma e integrar la actividad física en el día a día nos ayuda a estar más activos, a rendir más en el trabajo, a sentirnos mejor… Pero cada vez más salen a la luz todas esas personas que padecen de incontinencia al esfuerzo.

Si cada vez somos más conscientes de la importancia del deporte, ¿por qué sólo trabajamos parte del cuerpo?

Cuantas más mujeres activas conocemos, más casos de problemas de suelo pélvico vemos. En la mayoría de los casos estos problemas no vienen dados por hacer ejercicio, pero sí que se ve un empeoramiento durante el mismo.

Lo fundamental: ¿Qué es el suelo pélvico?

No entraremos en nombres de la musculatura, porque no es importante. Lo que sí es importante es saber que en toda la zona inferior de la pelvis hay músculos que se encargan de evitar que nuestras vísceras se “caigan” (no literalmente), sujetándolas en el abdomen.

Como cualquier otro músculo, esta musculatura requiere un trabajo de fuerza para mantenerse firme y evitar incontinencia urinaria, prolapsos y problemas en las relaciones sexuales.

El primer aviso de que esta musculatura está perdiendo fuerza es la incontinencia durante el esfuerzo. Correr, saltar, estornudar, toser… son los primeros síntomas.

Imagina que fueras incapaz de caminar porque te fallaran las piernas… intentarías fortalecer las piernas para poder caminar, ¿verdad?. Pues con el suelo pélvico hay que hacer lo mismo.

NO es normal tener pérdidas haciendo CrossFit.
No hay que reírse del tema ni normalizarlo. Hay que hablar de ello, porque es frecuente, pero no le veas como normal. ¡¡Trabaja en ello!!

¿Cómo trabajo el suelo pélvico?

El primer y más fundamental punto es la PREVENCIÓN.

Todo el mundo se puede beneficiar del fortalecimiento de la musculatura de suelo pélvico. Sobretodo mujeres embarazadas y deportistas. Hay que puntualizar que un suelo pélvico fuerte mejora la calidad de las relaciones sexuales. ¿No te interesa?

Los ejercicios más sencillos que se pueden realizar en cualquier momento son los ejercicios de Kegel. Estos ejercicios consisten en contraer y relajar la musculatura.
Una manera fácil de visualizar el trabajo de esta musculatura es pensar en cuando tienes urgencia de ir a orinar y te estás “aguantando”. Los ejercicios consisten en contraer, mantener, y relajar. Yo siempre recomiendo la siguiente dinámica:

  • Cojo aire hinchando abdomen
  • Contraigo suelo pélvico hacia dentro
  • Mantengo la contracción mientras suelto aire deshinchando abdomen
  • Relajo respirando normal un par de veces

Los ejercicios de Kegel se pueden realizar tumbado, sentado, con o sin bolas chinas. (importante: no uséis bolas chinas sin recomendación de un especialista)

Si ya tenéis problemas de pérdidas lo ideal sería ir a un fisioterapeuta especializado en suelo pélvico para que haga una valoración de vuestra musculatura y os recomiende. No es lo mismo tener una pérdida de vez en cuando que ser incapaz de saltar a la comba.

No lo dejéis para cuando estéis peor, porque entonces será más difícil de tratar. Simples pérdidas durante el entrenamiento son razón para ir al especialista. Nadie quiere llegar a tener prolapsos.

Consejos durante el entrenamiento de fuerza

Lo fundamental durante los levantamientos pesados es mantener el suelo pélvico activo.

¿Cómo? Fácil: antes de realizar el movimiento contrae activamente la musculatura.

  • Cojo la barra
  • Me pongo en posición de levantamiento
  • Contraigo suelo pélvico
  • Cojo aire
  • Efectúo el levantamiento.

Hacer fuerza no es algo que haya que hacerlo a la ligera, sino que tengo que concentrarme en activar la musculatura que corresponde y centrarme en la respiración.

En muchos artículos leeréis que es mejor realizar los levantamiento en espiración (soltando el aire). ¡¡ERROR!! La músculatura abdominal y lumbar trabajan de manera isométrica para estabilizar la espalda durante los levantamientos de peso, manteniendo la presión intra-abdominal estable. Si soltáis el aire durante el movimiento los abdominales cambian su posición y la columna se “desestabiliza”. Ante una columna inestable, el cuerpo centra toda su atención en mantenerla recta, por lo que automáticamente relaja el suelo pélvico para mantener la presión intra-abdominal.

Así mismo, el uso de cinturones estará restringido en aquellas personas con problemas de suelo pélvico, ya que su función es la de aumentar la presión intra-abdominal.

Por supuesto, todo esto va referido a un programa de fuerza máxima.

Accesorios para Kegel

Si no sabes cómo realizar o los ejercicios o simplemente quieres obligarte a hacerlos, venden unos accesorios con los que puedes trabajar desde tu móvil mediante una app.

Podéis verlos en tienda de la web “salud pélvica”  haciendo click AQUIAQUI

Estos accesorios te ayudan a saber si has contraído las musculatura o no. Además vienen con ejercicios para hacer en casa y puedes hacer un tracking de tu evolución.

Antes de usar cualquier accesorio, consulta a tu especialista.

Espero que este artículo os haya servido para animaros a trabajar vuestro suelo pélvico.

Próximamente daremos una charla en el box. No hace falta que tengas problemas para acudir. Recuerda: ¡La prevención es la clave!

¡¡Dadle caña a ese suelo pélvico!! 3,2,1…GO!!

Gisela García-Noblejas – PhysioWOD
Fuentes: saludpelvica.com