Uso del cinturón

¿Cinturón si? ¿Cinturón no? Hay opiniones de todos los colores respecto a uso o no uso del cinturón.

Sin embargo, muchas de estas opiniones surgen desde el total desconocimiento del uso real del cinturón.

MITOS

La gente suele pensar que el cinturón es un elemento externo que “fija” de manera pasiva la columna, manteniéndola segura. Es decir: se creen que una faja o corsé que se usa para el levantamiento de pesas: peso muerto, sentadilla, halterofilia…
Esta creencia de que fija la columna nos lleva los siguientes mitos:

  • Con el cinturón no me haré una hernia
  • Con el cinturón la espalda se mantiene plana, aunque yo no haga fuerza para ello
  • El cinturón se debe poner siempre que vayamos a levantar pesado

REALIDAD

3213ed4a7f9af3aba1876e9d340aa999

El cinturón es un elemento que ayuda a aumentar la presión de los músculos del CORE de manera activa. El cinturón ofrece un punto contra el que hacer fuerza con la musculatura, aumentando la presión intraabdominal, manteniendo la tensión en la musculatura lumbar. Nos ayuda a que la contracción isométrica de la zona media sea más fuerte.

abdominal-pressure-300x225

Por ello, si alguien se pone el cinturón “de adorno”, pensando que actúa por sí mismo,  estará expuesto a las mismas lesiones o fallos que si no lo llevara (mala posición de espalda, contracturas o incluso hernia).

Otra de las funciones del cinturón es la psicológica. Mucha gente no sabe cómo usar el cinturón, pero sólo con ponérselo se sienten más seguros y fuertes. Nunca hay que menospreciar el factor psicólogico, sino todo lo contrario. Tenemos que tener en cuenta que, psicológicamente, una persona puede levantar  más con que sin cinturón (no todo el mundo). Por ello es fundamental no exponer a ese tipo de personas al riesgo de lesión o de fallo por falta de técnica o fuerza.

Por otro lado cabe señalar que, ante un uso habitual del cinturón, podríamos perder fuerza en la zona media. Además, el patrón de movimiento es diferente con o sin cinturón, por lo que perderíamos el patrón “normal” de movimiento, arriesgándonos a lesiones al quitarlo.

 ¿CUÁNDO USAR EL CINTURÓN?

Nuestro consejo es que uses el cinturón según las sensaciones del día o si vas a levantar muy pesado. Si puedes ir sin cinturón: perfecto.

  • Si te notas debilidad o agujetas en la zona lumbar o abdominal y quieres levantar pesado, sería mejor usarlo (si sabes cómo).
  • Para cambiar de estímulo. Puedes alternar entrenamientos con y sin cinturón para variar el estímulo de entrenamiento, siempre teniendo en cuenta que los pesos a levantar serán diferentes.
  • Si notas dolor en alguna zona lumbar. En este caso primero hay que probar. Si ves que con el cinturón el dolor desaparece, úsalo ese día. Si sigue igual, no te lo pongas y bájale el peso. El cinturón no es una píldora mágica.
  • NO uses cinturón si tienes problemas de suelo pélvico. Al aumentar más la presión abdominal habrá también más presión en los músculos de suelo pélvico. Si éstos están flojos, provocaremos una mayor debilidad.
  • Si tienes muy poco tono en zona media. En este caso deberías empezar por fortalecerlos con poco peso o, incluso, con otro tipo de ejercicios. Ten en cuenta que para una espalda sana deberías de poner mover tu peso en barra con soltura. Si no es el caso, no tiene sentido que te pongas cinturón para trabajar con tu peso o menos.

Si tienes más dudas o preguntas, coméntalas en el box.

3,2,1…GO!

 

Deporte y suelo pélvico

Cada vez la gente cuida más su cuerpo y hay una tendencia a estar más en forma. El ejercicio se está convirtiendo en parte de la vida de mucha gente. Algunos optan por el fitness y otro más por el running. Elijas la opción que elijas, hay una musculatura que tienes que trabajar: el suelo pélvico

Estar en forma e integrar la actividad física en el día a día nos ayuda a estar más activos, a rendir más en el trabajo, a sentirnos mejor… Pero cada vez más salen a la luz todas esas personas que padecen de incontinencia al esfuerzo.

Si cada vez somos más conscientes de la importancia del deporte, ¿por qué sólo trabajamos parte del cuerpo?

Cuantas más mujeres activas conocemos, más casos de problemas de suelo pélvico vemos. En la mayoría de los casos estos problemas no vienen dados por hacer ejercicio, pero sí que se ve un empeoramiento durante el mismo.

Lo fundamental: ¿Qué es el suelo pélvico?

No entraremos en nombres de la musculatura, porque no es importante. Lo que sí es importante es saber que en toda la zona inferior de la pelvis hay músculos que se encargan de evitar que nuestras vísceras se “caigan” (no literalmente), sujetándolas en el abdomen.

Como cualquier otro músculo, esta musculatura requiere un trabajo de fuerza para mantenerse firme y evitar incontinencia urinaria, prolapsos y problemas en las relaciones sexuales.

El primer aviso de que esta musculatura está perdiendo fuerza es la incontinencia durante el esfuerzo. Correr, saltar, estornudar, toser… son los primeros síntomas.

Imagina que fueras incapaz de caminar porque te fallaran las piernas… intentarías fortalecer las piernas para poder caminar, ¿verdad?. Pues con el suelo pélvico hay que hacer lo mismo.

NO es normal tener pérdidas haciendo CrossFit.
No hay que reírse del tema ni normalizarlo. Hay que hablar de ello, porque es frecuente, pero no le veas como normal. ¡¡Trabaja en ello!!

¿Cómo trabajo el suelo pélvico?

El primer y más fundamental punto es la PREVENCIÓN.

Todo el mundo se puede beneficiar del fortalecimiento de la musculatura de suelo pélvico. Sobretodo mujeres embarazadas y deportistas. Hay que puntualizar que un suelo pélvico fuerte mejora la calidad de las relaciones sexuales. ¿No te interesa?

Los ejercicios más sencillos que se pueden realizar en cualquier momento son los ejercicios de Kegel. Estos ejercicios consisten en contraer y relajar la musculatura.
Una manera fácil de visualizar el trabajo de esta musculatura es pensar en cuando tienes urgencia de ir a orinar y te estás “aguantando”. Los ejercicios consisten en contraer, mantener, y relajar. Yo siempre recomiendo la siguiente dinámica:

  • Cojo aire hinchando abdomen
  • Contraigo suelo pélvico hacia dentro
  • Mantengo la contracción mientras suelto aire deshinchando abdomen
  • Relajo respirando normal un par de veces

Los ejercicios de Kegel se pueden realizar tumbado, sentado, con o sin bolas chinas. (importante: no uséis bolas chinas sin recomendación de un especialista)

Si ya tenéis problemas de pérdidas lo ideal sería ir a un fisioterapeuta especializado en suelo pélvico para que haga una valoración de vuestra musculatura y os recomiende. No es lo mismo tener una pérdida de vez en cuando que ser incapaz de saltar a la comba.

No lo dejéis para cuando estéis peor, porque entonces será más difícil de tratar. Simples pérdidas durante el entrenamiento son razón para ir al especialista. Nadie quiere llegar a tener prolapsos.

Consejos durante el entrenamiento de fuerza

Lo fundamental durante los levantamientos pesados es mantener el suelo pélvico activo.

¿Cómo? Fácil: antes de realizar el movimiento contrae activamente la musculatura.

  • Cojo la barra
  • Me pongo en posición de levantamiento
  • Contraigo suelo pélvico
  • Cojo aire
  • Efectúo el levantamiento.

Hacer fuerza no es algo que haya que hacerlo a la ligera, sino que tengo que concentrarme en activar la musculatura que corresponde y centrarme en la respiración.

En muchos artículos leeréis que es mejor realizar los levantamiento en espiración (soltando el aire). ¡¡ERROR!! La músculatura abdominal y lumbar trabajan de manera isométrica para estabilizar la espalda durante los levantamientos de peso, manteniendo la presión intra-abdominal estable. Si soltáis el aire durante el movimiento los abdominales cambian su posición y la columna se “desestabiliza”. Ante una columna inestable, el cuerpo centra toda su atención en mantenerla recta, por lo que automáticamente relaja el suelo pélvico para mantener la presión intra-abdominal.

Así mismo, el uso de cinturones estará restringido en aquellas personas con problemas de suelo pélvico, ya que su función es la de aumentar la presión intra-abdominal.

Por supuesto, todo esto va referido a un programa de fuerza máxima.

Accesorios para Kegel

Si no sabes cómo realizar o los ejercicios o simplemente quieres obligarte a hacerlos, venden unos accesorios con los que puedes trabajar desde tu móvil mediante una app.

Podéis verlos en tienda de la web “salud pélvica”  haciendo click AQUIAQUI

Estos accesorios te ayudan a saber si has contraído las musculatura o no. Además vienen con ejercicios para hacer en casa y puedes hacer un tracking de tu evolución.

Antes de usar cualquier accesorio, consulta a tu especialista.

Espero que este artículo os haya servido para animaros a trabajar vuestro suelo pélvico.

Próximamente daremos una charla en el box. No hace falta que tengas problemas para acudir. Recuerda: ¡La prevención es la clave!

¡¡Dadle caña a ese suelo pélvico!! 3,2,1…GO!!

Gisela García-Noblejas – PhysioWOD
Fuentes: saludpelvica.com